No es un misterio…

medico-musicista

Nuestra intención es explicar con absoluta sencillez qué es la “Humanización de la Medicina”.

Se trata de un fenómeno que se identifica con la relación entre médico, paciente y enfermero tanto dentro de los centros hospitalarios como fuera de ellos, es decir, entre el médico y la sociedad y por lo tanto con la mediación de las instituciones.

tavolozzaPara ayudaros a comprender la relación que se establece entre médico, paciente y enfermero, os invitamos a pensar en el planeta de la sanidad como si fuera la paleta de un pintor en la cual se puede encontrar una gran cantidad de colores, tanto los primarios, como los que se obtienen mezclando unos con otros.

El rojo representa la relación entre médico y paciente, el azul la relación entre enfermero y paciente, el amarillo la relación entre médico y enfermero.

Este esquema se define “triángulo de la sanidad”.

La relación con las familias es importante, pero no indispensabile.

Consideramos al paciente en su completa unidad (mente-cuerpo) y la comunicación con él se establece a través de la emoción profunda.

Esto es lo que sucede en los centros de atención sanitaria, pero si tenemos en cuenta que la humanización de la medicina se desarrolla también fuera de tales centros, entonces se hace necesario un último esfuerzo con la fantasía para pensar en un cuarto color, el color de la medicina social, el del médico que se relaciona con la sociedad.

Elegimos el naranja.

Hoy en día tanto el médico como el paciente tienen que afrontar temas sociosanitarios completamente nuevos como las sociedades multiétnicas, la inmigración, la integración social, las tradiciones de cada pueblo, las adopciones, la religión, la ética, la moral, la robótica, la pobreza, el desempleo, las minusvalías, etc…

El médico tiene que conocer el lugar en el que el paciente nace y vive, es decir, el lugar en el que se desarrollan determinadas enfermedades (neoplasias, enfermedades infectivas, enfermedades crónicas, estrés).

Si decidimos mezclar rojo, azul, amarillo y naranja, obtendremos otro color, ese color será la medicina del futuro, o sea, la medicina que nace de diferentes dinámicas que encajan entre ellas y generan una sociedad totalmente nueva e imprevisible.

La “Humanización de la medicina” tiene como objetivo realizar ese quinto color, el color de la renovación.

Arte y Ciencia marcan el camino que hay que recorrer.